Noticias

Cuidado de manos en tiempos de pandemia

By 6 julio 2021 No Comments

Desde que empezó la pandemia de Covid-19 la higiene frecuente de manos y el uso de gel hidroalcohólico se han convertido en unos imprescindibles en nuestro día a día. No obstante, esta frecuente higiene de manos puede favorecer la sequedad de la piel e incluso la aparición de grietas. Por ello, hemos dedicado este post a repasar las características de la piel de nuestras manos y consejos para su cuidado en tiempos de coronavirus.

¿Cómo es la piel de las manos?

La piel de las manos se divide en dos partes, la del dorso y la de la palma de la mano. La piel de las manos es sensible, se puede llegar a comparar con algunas zonas de la piel del rostro, debido a su sensibilidad.

La piel del dorso es una piel fina, apenas posee tejido adiposo, se compone de pocos pelos eso quiere decir, que contiene pocas glándulas sebáceas. Esta zona de la piel se parece a la zona delicada del contorno de ojos y del cuello.

La piel de la palma cuenta con una capa cornea es más gruesa y robusta, es rica en tejido adiposo y tejido cognitivo, carece de glándulas sebáceas, posee gran cantidad de glándulas sudoríparas, tiene escasez de factores hidratantes naturales.

Debido a que la piel del dorso es diferente a la de la palma de la mano, la piel es más vulnerable a la deshidratación debido a la formación global de la película hidrolipílicas se debilita.

¿Qué factores externos afectan a la piel de las manos?

En el transcurso del día a día las manos están expuestas a factores externos e internos que perjudican el estado benefactor de las manos.

Los factores externos son el sol, el frío, el tabaco, los roces, los detergentes, etc.

Los factores internos son la edad, el estrés, estado anímico o alguna enfermedad.

Las manos es uno de los órganos más expuestos y visibles, que difícilmente puede mejorarse con tratamiento quirúrgico.

¿Cómo afecta a las manos el uso gel hidroalcohólico y su lavado frecuente?

La manifestación dermatológica que se ve debido al uso continuado de jabones y detergentes es una dermatitis de contacto irritativa. El uso del alcohol suele manifestar una sensación de quemazón, ello es debido al cambio de la barrera cutánea por el frecuente uso.

Todo ello desencadena una serie de sucesos; al incrementar el lavado de manos se altera la barrera protectora natural de la piel. Debido a ello, incrementa la colonización del estafilococo aureus, apareciendo una dermatitis localizada en la zona, o puede llegar a empeorar en pacientes que tiene una dermatitis atópica.

¿Cómo cuidar las manos?

  • Protección con guantes: Si hace frio, cubre tus manos con guantes para protegerlas del mal tiempo. Si vas a utilizar productos químicos o detergentes, también protégelas.
  • Lavado con agua tibia: El agua caliente reseca mucho la piel y provoca deshidratación, lo mejor es lavar con agua tibia.
  • Exfoliación de manos: Una vez a la semana, aplica un exfoliante para eliminar las células muertas de la zona.
  • Cremas con factor de protección SPF: Además de aportar hidratación a la piel de las manos, gracias al factor de protección solar (SPF), las protegen de los efectos dañinos del sol como son las manchas en el dorso de las manos.
  • Mascarilla para manos: Es ideal para aportar una hidratación extra. Se puede realizar aplicando una crema con gran potencial de humectación por la noche y cubrirla con un guante.
  • Cuidado de las uñas: Aplica mascarilla en ellas y aceite en las cutículas para mantenerlas sanas.

 

¿Cómo elegir un buen jabón de manos?

El lavado frecuente de manos elimina la grasa que forma una capa protectora de la piel. Para ayudar a preservar esta capa es importante elegir un jabón específico para el cuidado de manos. El ingrediente que se debe de evitar son los perfumes, debido que pueden ocasionar irritación en la piel.

Deben tener un pH similar a la piel 5.5, los mejores en utilizar serían los surfactantes sintéticos y los syndet.

Ingredientes que pueden contener un buen jabón de manos:

  • Estearato de sodio.
  • Estearato de potasio.
  • Aleato de sodio.
  • Palmitato de sodio.
  • Ácido oleico o ácido palmicos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies