Ante la llegada repentina del coronavirus el equipo de la farmacia se ha encontrado ante el reto de incorporar nuevos protocolos de seguridad extra que han modificado su actividad laboral de la siguiente manera:
 

1. Ampliación del control de calidad 
– Las medidas de higiene del inventario y materiales de la farmacia se han ajustado a la rigurosa normativa de seguridad establecida a causa de la pandemia.– Es conveniente reservar unas horas de la jornada a higienizar y esterilizar el material y las instalaciones de la farmacia. Puedes prescindir del merchandising publicitario expuesto en la farmacia para evitar que sea un foco de contagio adicional.– También, puedes proceder semanalmente a realizar un proceso de aislamiento de productos que sean susceptibles de ser un foco de contagio.

 

2. Informar a los pacientes sobre hábitos de vida saludables frente al COVID-19 
– Comunicarse con los pacientes sensibilizándolos de los riesgos que existen y cómo pueden evitarlos además de ofrecerles apoyo psicológico.

– El mensaje que traslades al equipo y a los pacientes ha de ser claro y tranquilizador, siempre basado en fuentes de información fiables y actualizadas.

– Previene a los demás de los bulos que circulan por las redes y de la existencia de material sanitario no homologado que se vende a través de éstas.

 3.  Gestionar pedidos y encargos de manera telemática 
Si logramos tener una afluencia de pacientes menor, el riesgo de contagio se reducirá. Esto es especialmente importante para los pacientes que forman parte de grupos de riesgo. Para ello, es posible atender un mayor número de pedidos por teléfono o redes sociales.

– Dedicar un horario y personal que se encargue de los pedidos. Sirviéndonos de un listado de los datos personales de nuestros pacientes, del cual habremos firmado previamente la Ley de Protección de Datos, estableceremos una organización de los pacientes por distintas categorías como pueden ser pacientes crónicos, infectados por el virus, polimedicados, encargos habituales, etc.

– En algunas comunidades autónomas está permitido la entrega a domicilio de medicamentos. Esta forma de entrega es aconsejada para pacientes crónicos, de riesgo, contagiados por coronavirus o que hayan permanecido en total confinamiento. No se debe olvidar ofrecer al paciente el asesoramiento necesario para el producto que se le dispensa, así como facilitar el pago. Para aquellos que acudan a la farmacia a recoger su encargo indícales el horario y el mostrador donde podrán hacerlo.

– Prepara la atención telefónica o por redes sociales asegurando dar una respuesta rápida y clara facilitando información de contacto o fuentes de consulta. 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies